Profético Libro: La Muerte de la democracia y el nacimiento de una bestia desconocida

Extracto de un libro y entrevista con David Runciman, autor de “Cómo termina la democracia”

La historia proporciona lecciones incómodas. Entre ellos se encuentra que los sistemas de gobierno no son inmortales y que las democracias pueden convertirse en autocracia. A medida que las instituciones decaen y las normas sociales se debilitan, los procesos y las prácticas democráticas son propensos a la apatía, la demagogia y la desintegración.

Un erudito que toca la campana de alarma más fuerte, o tal vez la sentencia de muerte, es David Runciman. Es profesor de política en la Universidad de Cambridge y autor de “Cómo termina la democracia”. Sus respuestas son seguidas por un extracto del libro.

Algunos sostienen que a los liberales solo les preocupa que la democracia esté en crisis cuando las personas comienzan a votar por ideas y candidatos que no les gustan. ¿Por qué están equivocados?

Los liberales invariablemente piensan que la democracia está en crisis, dado que siempre hay algo para que a los liberales les disguste un sistema donde la mayoría decide. Lo diferente de ahora no es simplemente que los liberales se quejan porque están perdiendo, sino que incluso los ganadores se están comportando como si fueran las víctimas. La democracia funciona mejor cuando nos turnamos para quejarnos del sistema. Ahora todos los lados, pro y anti-Trump, pro y anti-Brexit, sienten que están siendo engañados. Ese tipo de desconfianza ecuménica es algo nuevo.

La democracia siempre ha enfrentado crisis que la han obstaculizado y la han obligado a cambiar. ¿Por qué crees que las cosas están tan mal ahora que puede significar el final?

Las crisis no son las mismas hoy, en muchos aspectos su escala es incorrecta. Algunos son demasiado grandes y demasiado remotos: el riesgo económico global sistémico, el cambio climático, la llegada de máquinas inteligentes son desafíos que pueden hacer que los ciudadanos se sientan relativamente impotentes. Al mismo tiempo, nuestra experiencia de crisis tiende a ser cada vez más personalizada. Las crisis que más contribuyeron a galvanizar la democracia durante el siglo pasado fueron las guerras y la amenaza de guerras: la lucha por la supervivencia nacional significaba que todos estábamos juntos. Las crisis del siglo veintiuno a menudo refuerzan nuestra sensación de que estamos en esto por separado.

Facebook socava y refuerza la democracia. ¿De dónde sacas eso?

La revolución digital ha sido simultáneamente buena y mala para la democracia, y Facebook no es una excepción. Lo bueno está en la amplitud y en la apertura de la red. Lo malo está en el secreto y la opacidad de la forma en que se ejecuta la red. Facebook es una comunidad democrática de dos mil millones de personas y el juguete personal de un multimillonario de treinta y tantos años. Si se trata de un concurso entre la membresía y la propiedad de Facebook, Zuckerberg probablemente ganará, ya que puede establecer las reglas. Al final, solo el poder regulador del estado puede hacer que Facebook sea seguro para la democracia.

¿No deberían los beneficios de la democracia liberal ser lo suficientemente evidentes para los votantes como para hacerla invencible?

La evidencia propia es parte del problema. La democracia se ha convertido en algo que damos por sentado, por lo que tendemos a suponer que continuará funcionando sin importar lo que le demos. Sospecho que una de las razones de Brexit y Trump no es que las personas hayan perdido la fe en la democracia, sino que muchos tienen el tipo de fe irreflexiva que les permite creer que puede sobrevivir a cualquier cosa. Lejos de hacer que la democracia sea invencible, este tipo de confianza confusa la hace vulnerable: nos da licencia para satisfacer nuestras quejas sin importar las consecuencias.

La democracia es solo un medio para un fin. ¿Puede una alternativa positiva reemplazarlo?

Sí, debe haber alternativas, porque sería absurdo pensar que la política de los últimos cien años es la forma en que debe ser para siempre. La tecnología digital, aunque ha cambiado tanto, apenas ha cambiado la forma en que hacemos política. Aún está por llegar, y podemos estar al principio. Los riesgos son enormes, pero también lo es el alza posible: la tecnología aún podría liberarnos. El problema es cómo llegamos de aquí para allá: lo que se interpone en el camino de una mejor política es, como siempre, la política.

Extracto de “Cómo termina la democracia” (Profile Books, 2018), por David Runciman:

Una distopía es solo un mal sueño, al igual que una utopía es buena, estos son lugares que en realidad no existen. Un mundo poblado por máquinas inmensamente poderosas e irreflexivas no es un sueño. Ya vivimos en ella. Lo hemos hecho desde hace mucho tiempo. Es el mundo moderno. La cuestión de cómo vivir con estas máquinas siempre ha estado en el corazón de la política moderna.

Gandhi estaba lejos de estar solo al ver que la democracia occidental estaba dominada por la máquina política. Max Weber, el gran sociólogo alemán que fue contemporáneo de Gandhi, pensó lo mismo. La diferencia fue que Weber reconoció que había poco que pudiéramos hacer al respecto. Aceptó que la democracia moderna estaba destinada a ser completamente mecánica. Los partidos políticos eran “máquinas”, construcciones sin alma diseñadas para soportar la rutina diaria de ganar y mantener el poder. La burocracia era “una jaula de hierro”. A diferencia de Gandhi, Weber no podía imaginar que nuestras sociedades funcionaran sin estas estructuras vastas y sin alma. Hizo de la política democrática un negocio peculiarmente alienante. Lo que nos dio una voz fue también lo que nos hizo cogs en la máquina. Eso, para Weber, era la condición moderna.

Jeremy Bentham, el filósofo y reformador democrático que escribía un siglo antes de Weber y Gandhi, se burló de sus críticos como una “máquina de cálculo”. Parecía haber reducido la política a una búsqueda del algoritmo de la felicidad humana. Deseaba saber qué palancas tirar. Pero Bentham era cualquier cosa menos cruel. Deseaba desesperadamente que la política de su época funcionara mejor: ser menos cruel, menos arbitrario y más tolerante con la diferencia humana. Eso significaba democratizarlo. Pero también significaba hacerlo más formulado para liberarlo de los prejuicios. Bentham aceptó que para humanizar la política tenías que estar dispuesto a deshumanizarla primero.

Yendo aún más atrás, la imagen definitiva de la política moderna es una imagen de un robot. Proviene de mediados del siglo XVII: en Leviatán, de Thomas Hobbes (1651), el estado se describe como un “autómata”, que cobra vida a través del principio del movimiento artificial. Este estado robótico no piensa por sí mismo. No tiene pensamientos aparte de los que le son dados por sus partes humanas componentes. Pero si la estructura es correcta, un estado moderno puede convertir los aportes humanos en resultados racionales despojándolos de su capacidad para alimentar la desconfianza violenta. El robot de Hobbes está destinado a dar miedo: lo suficientemente aterrador como para que cualquier persona lo piense dos veces antes de enfrentarlo. Pero también está destinado a ser tranquilizador. El mundo moderno está lleno de todo tipo de máquinas. Esta es la máquina que fue creada para dominarlos para nuestro beneficio.

Hobbes comprendió que el estado debía construirse a imagen de las cosas que intentaba controlar. Tenía que parecer humano, ya que si no pudiera controlar a los seres humanos sería inútil. Pero también tenía que ser como una máquina: un robot con rostro humano. Este robot era necesario para rescatarnos de nuestros instintos naturales. Dejados a su suerte, los seres humanos podían destruir cualquier comunidad política en pedazos. Para Hobbes, esa fue una de las lecciones del mundo antiguo: cuando la política se basa en la interacción humana no mediada, termina siendo un violento libre para todos. Todos los estados antiguos se derrumbaron eventualmente. Nada tan puramente humano está hecho para durar. Pero una máquina moderna puede ser.

Sin embargo, había dos grandes riesgos con convertir al estado en un autómata gigante. La primera fue que no sería lo suficientemente potente. Otras criaturas artificiales que eran más despiadadas, más eficientes, más robóticas y, por implicación, menos humanas, podrían llegar a ser más fuertes. El segundo fue que se asemejaría demasiado a las cosas para las que fue diseñado para regular. En un mundo de máquinas, el estado podría volverse nativo. Podría volverse completamente artificial. Este es el miedo original de la era moderna: no es lo que sucede cuando las máquinas se parecen demasiado a nosotros, sino lo que sucede si nos hacemos demasiado parecidos a las máquinas.

Las máquinas que más asustaban a Hobbes eran las corporaciones. Nos hemos acostumbrado tanto a vivir con corporaciones que hemos dejado de darnos cuenta de lo extrañas y mecánicas que son. Para Hobbes, eran otra especie de robot. Existen para nuestra conveniencia, pero pueden adquirir una vida propia. Una corporación es un conjunto antinatural de seres humanos, que recibe vida artificial para cumplir sus órdenes. El peligro era que los humanos terminaran haciendo las órdenes de la corporación en su lugar.

Muchas de las cosas que nos preocupan cuando imaginamos un mundo futuro de IA son las mismas preocupaciones que han sido albergadas por las corporaciones durante siglos. Las corporaciones son monstruos hechos por el hombre. No tienen conciencia porque no tienen alma. Son capaces de vivir más tiempo que las personas. Algunos de ellos casi parecen ser inmortales. Las corporaciones, como los robots, pueden salir ilesas de los restos de los asuntos humanos. Durante la primera mitad del siglo XX, la sociedad alemana sufrió una experiencia cercana a la muerte. La escala de la destrucción humana fue alucinante. Sin embargo, algunas empresas alemanas lo superaron todo como si nunca hubiera ocurrido. Algunas de las mayores empresas alemanas creadas en el siglo XIX todavía se encuentran entre las más grandes de hoy: Allianz, Daimler, Deutsche Bank, Siemens.

Al mismo tiempo, las empresas son prescindibles. Algunos pueden vivir para siempre, pero la mayoría de ellos tienen una vida útil muy corta. Los humanos los crean y los enrollan en un abrir y cerrar de ojos. Porque no tienen alma ni sentimientos, no importa. Algunas corporaciones no son más que conchas. Los proliferamos sin pensar. También proliferan ellos mismos. Las corporaciones arrojan más corporaciones, conchas dentro de conchas, simplemente para dificultar que los seres humanos comunes comprendan lo que están haciendo. Uno de los escenarios de pesadilla para el futuro de nuestro robot es qué pasaría si los robots pudieran replicarse. Ya tenemos una idea de cómo sería eso: es el mundo corporativo.

Hobbes creía que la única forma de controlar a las corporaciones era potenciar al estado artificial. Él estaba en lo correcto. Antes del siglo XVIII, los estados y las corporaciones compitieron por territorio e influencia. Y no había ninguna garantía de que el estado saldría en la cima. The East India Company superó y superó al estado en muchas partes del mundo. Esta corporación libró guerras. Aumentó los impuestos. En la parte posterior de estas actividades, se hizo enormemente poderoso y muy rico. Pero a medida que el estado moderno ha crecido en poder y autoridad, y particularmente a medida que se ha democratizado en los últimos doscientos años, se ha afirmado. La Compañía de las Indias Orientales fue nacionalizada por el estado británico en 1858. El robo de confianza de Roosevelt a principios del siglo XX, cuando rompió el poder de monopolio de las corporaciones más grandes de Estados Unidos, fue un testimonio más de la nueva confianza del Estado democrático. Sin embargo, no fue realmente Roosevelt quien lo hizo. Era Roosevelt como el rostro humano de la vasta máquina política estadounidense. Este era el Leviatán en acción.

Weber tenía razón: la democracia moderna no puede escapar de la máquina. Lo que Gandhi buscaba en ese sentido era utópico. Pero la máquina democrática puede ayudar a humanizar el mundo artificial moderno. Esto ha sido durante mucho tiempo parte de la promesa de la política democrática. Hasta ahora, la promesa se ha mantenido en gran medida.

Una queja común contra la democracia del siglo XXI es que ha perdido el control del poder corporativo. Las grandes empresas acumulan riqueza e influencia. Ellos alimentan la desigualdad. Despojan al planeta. Ellos no pagan sus impuestos. Para muchas corporaciones, este tipo de quejas vienen con el territorio: los bancos y las compañías petroleras las han escuchado antes. Pero los bancos y las compañías petroleras ya no son las corporaciones más poderosas del mundo. Ese manto ha pasado a los gigantes de la tecnología: Facebook, Google, Amazon y Apple. Estas empresas son jóvenes y de rostro fresco. Creen que lo que están haciendo es bueno. No están acostumbrados a ser aborrecidos. El estado no está seguro de cómo tratar con monstruos como estos.

__________

Extraído de “Cómo termina la democracia”. Copyright © 2018 por David Runciman. Usado con permiso de los libros de perfil. Todos los derechos reservados.

Este artículo apareció por primera vez en la sección Open Future de The Economist el 13 de septiembre de 2018. Lea más sobre Open Future, la conversación global de The Economist sobre mercados, tecnología y libertad en el siglo XXI.

 

#OPINION ¿El venezolano un cordero perdido? por @GervisDMedina

 

“La carta de Pablo a los Romanos”, me permite en gran parte ver una exposición sobre la vocación cristiana. Encontramos en ella discusiones y una utilización de los textos bíblicos que desconciertan muchas veces, recurriendo constantemente a su propia experiencia de apóstol como base de su visión de fe. Nos habla de la salvación a través de la transformación que la fe obra  en el hombre.

Dice el apóstol: ¡Aborrezcan el mal y procuren todo lo bueno! Que entre ustedes el amor fraterno sea verdadero y adelántense al otro en el respeto mutuo. Seamos diligentes y no flojos fervorosos en el Espíritu y servir al Señor.

Debemos  tener esperanza y ser alegres. ¡Pacientes en las pruebas y orar sin cesar! Compartir con los más necesitados y acoger a los que están de paso. Bendiciendo a quienes te persigan, llorando con los que lloran, viviendo en armonía unos con otros. Sin buscar grandezas  y sin tenerse por sabio.

No devolvamos a nadie mal por mal, y que todos puedan apreciar sus buenas disposiciones. Hagamos todo lo posible para vivir en paz con todos. No tomemos la justicia por nuestra cuenta, dejemos que sea Dios quien castigue, como dice la Escritura: Mía es la venganza, yo daré lo que se merece. Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber. ¡No te dejes vencer por el mal, más bien derrota al mal con el bien!

Se sabe que Lutero maduró la reforma partiendo de ésta epístola. No se equivocaba advirtiendo en ella la condenación de una Iglesia instalada en el mundo, en la que la fe se había degradado a menudo en prácticas ajenas a la fe que salva.

La cristiandad en Venezuela es parecida a la de la edad media. Somos cristianos de nacimiento y así permanecemos; creyentes pero no practicantes, pensando salvarse mediante ritos y regalando las sobras, yendo a la Iglesia a orar para evitar ser descubiertos de un crimen cometido. Hay quienes le piden a Dios que los proteja y su oficio es salir a robar y matar. Ni hablar de los corruptos, principal flagelo de Latinoamérica. Estos pillos políticos, que asisten a actos religiosos con sendos guardaespaldas y franco tiradores en el templo, adueñándose del acto religioso. ¿Será que se cuidan de Dios?

Es por tanto, muy importante recordar que la fe es el neuma de toda conversión, y que esta conversión es la respuesta a una llamada gratuita de Dios. Se habla de fe, y apenas se oye predicar sobre revoluciones, hombres y dioses vivientes. Se habla de Dios y tan solo nos contentamos en confiar en los hombres de la Iglesia. Hago esta crítica radical a la Iglesia que debe volverse a Dios, cuyo sistema político, doctrinal oculta el horizonte en muchas ocasiones.

¿Estaremos en presencia de una cristiandad terminal? Obsesionada por la perspectiva del culto a la personalidad, vanidad, ritos y de la condenación eterna. La gran perspectiva del venezolano angustiado por el pecado y el miedo, incapaz de liberarse a sí mismo se reducen a un problema personal ¿Soy yo realmente libre?

Muchas generaciones se verán marcadas por estas controversias. Por más que se hable de salvación solo mediante la fe, o por la fe y las obras, o por la fe, las obras y los sacramentos, el amor del Padre que salva y de Cristo Salvador pasará a un segundo plano.

No vivimos en santidad, nos apegamos solo a los ritos de la Iglesia (asistir a la bajada, congregarnos, adoración al Espíritu Santo, prender velas, hacer miles de rosarios entre otros). Pero sólo se queda allí, no hay ni existe acción de cristianos. Pura telenovela diría mi abuela. Luego de salir del templo nos comportamos como mundanos que entro a orar, sin poner en práctica lo aprendido.

Es triste del que conoce la Ley y no a Cristo. Sabemos que la Ley de Dios es espiritual, pero soy hombre de carne y vendido al pecado. ¡No haciendo lo que quiero y  haciendo lo que detesto!

¡No sólo el domingo pertenece a Dios! Aunque la eucaristía semanal es esencial para la vida cristiana. Ni sólo tenemos que cumplir tareas precisas, pues Dios quiere todo lo que brota de nuestra persona.

No sigan la corriente del mundo en cual vivimos. Nos invaden las propagandas, las modas, la técnica, sin contar el peso de nuestras viejas y queridas costumbres.

Todo eso es el mundo, que nos aprieta con sus lógicas y sus pretendidas necesidades. ¡Y pensar que debíamos ser libres para que el corazón fuera sólo para Dios! Uno se acostumbra a lo que hace todo el mundo y sobre todo a la esclavitud de las ideologías. ¡Sin ser agresivo, ni pesimista, el cristiano estará siempre en una actitud crítica frente a la vida!

Venezolano, transfórmate a partir de una renovación interior. Antes de adoptar una regla de vida, hay que tener su espíritu. La renovación opera a partir de criterios nuevos, de una nueva visión de la existencia, del mundo moderno y de nuestra libertad. El bautismo, que nos hace criaturas nuevas, inaugura una renovación de nuestro espíritu iluminado por Dios.

Así sabrán distinguir cuál es la voluntad de Dios. No basta la práctica de reglas, sino que debemos esforzarnos constantemente por descubrir, meditar y comprender la voluntad de Dios en todos los acontecimientos de nuestra vida.

Les ruego pues hermanos, por la gran ternura de Dios, que le ofrezcan su propia persona como un sacrificio vivo y santo capaz de agradarle. No sigan la corriente del mundo que vivimos, sino más bien transfórmense a partir de una renovación interior. Así sabrán distinguir cuál es la voluntad de Dios, lo que es bueno, lo que le agrada, lo que es perfecto.

La gracia de Dios me ha dado a decirles a todos y cada uno de ustedes que no se entrometan en cualquier cosa, sino que aspiren a lo que se debe buscar. Que cada uno actúe sabiamente según el carisma que Dios le ha dado a cada quien.

¡El venezolano es esclavo del pecado y el miedo! Quisiera liberarse, pero le falta la clave para comprenderse a sí mismo.  Y hasta que no lo consiga, experimentará una rebelión consciente o inconsciente contra Dios.

¿Habrá que volverse hacia la religión? Con eso se ganaría muy poco, dice Pablo con una insistencia que sorprenderá a muchos; pues mientras se piense encontrar la superación en las prácticas religiosas, se dará la espalda a la única fuerza que puede liberarle; el amor misericordioso de Dios.

¡Anda anímate! Sólo se espera respuesta de un acto de fe, una fe que libera de un solo golpe, para dejar de ser el cordero perdido.

 

Gervis Medina

Abogado-Criminólogo

Denuncia @SebastianaSin Barráez A Alias “Garganta” del ELN lo mandaron para Ramo Verde

 

Sebastiana Barráez

@SebastianaSin

Este martes en horas de la tarde se llevó a cabo, en los tribunales militares de Caracas, la audiencia de presentación del guerrillero colombiano, Luis Felipe Ortega Bernal, conocido con el alias de “Garganta” y quien es el comandante del grupo que asesinó a los tres guardias nacionales en el sector Picatonal,  municipio  Átures del estado Amazonas.

En la acción de la guerrilla en territorio venezolano, resultaron muertos los sargentos primero  Alfredo Antonio  Zolano Guevara (Portuguesa) y Robert José Artahona Díaz (Apure), así como el sargento segundo José Jean Pierre Martínez Bolívar (Apure).

A Ortega Bernal le habrían imputado los delitos de porte ilícito de arma de guerra, subversión, ultraje al centinela y contra la seguridad de la Fuerza Armada.

Hay que destacar que el guerrillero colombiano, portaba documentos de identidad venezolanos, entre ellos cédula de identidad, licencia de conducir y carnet de la patria.

Ortega Bernal (C.I. N° 91.186.752) fue capturado cuando se realizó una Operación militar  conjunta,  52 BINFS, CZGNB 63 Amazonas, DVF 63 y CICPC Amazonas, planificada por la ZODI 63 Amazonas, a cargo del GB Luis Eduardo Bustamante Pernía, Comandante de la 52 Brigada de infantería de selva. La intención de la Operación fue enviar unidades de combate salieron desde el sector “Ojo de Águila”, unos por aire y otros por vía terrestre, con la intención de hacer operaciones de identificación de grupos armados en la zona.

Cuando realizan un avance vía terrestre a la zona con 2 unidades militares y vía aérea a la hacienda Mangal, encuentran dos casas utilizadas por el Ejército de Liberación Nacional (ELN). En una posada del lugar detienen a Ortega Bernal y a sus dos escoltas, quienes portaban armas cortas y una granada de mano, específicamente 4 pistolas con cargadores y 150 cartuchos cada una, además un 1 flower 5.5.

Por cierto que el comandante guerrillero, y sus dos escoltas, tenían en el lugar donde fueron capturados  a tres jóvenes; una de ellas una niña de 14 años, otra de 16 y una jovencita de 19 años.  Ellas también fueron detenidas y presentadas como colaboradoras de la organización guerrillera.

Luego de la audiencia, el tribunal militar ordenó que el comandante eleno fuese recluido en la cárcel militar de Ramo Verde, a dónde fue trasladado en horas de la noche.

EL MINISTRO

Aunque el general en jefe (Ej) Vladimir Padrino López ha sido duramente criticado por no identificar a los atacantes de los militares como miembros de la guerrilla colombiana y referirse a ellos como “paramilitares”, hay que reconocer que desde la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) se desplegó una actividad para enfrentar a los irregulares que invaden el territorio, que en este caso lamentablemente dejó a tres jóvenes militares asesinados.

Y heridos a los oficiales:  Tcnel. Williams Bastidas, el Cap. José Alexander García, S2 Carlos Rivero Betancourt,  S2. Rafael Tovar Geraldo, S2 Angelo Antonio Vargas Palenzuela, S2 José Ricardo Tinedo Ramírez, S1 Josue Cañizales Suárez, S1 Cristóbal José Rivero Oduver, S1 Carle de Jesús Laya Ortega y S2. Abraham Agustin Solano Venta.

“Es lamentable –dijo el ministro Padrino López- para todos nosotros la situación que ocurrió en Amazonas, lamentable para nosotros y para Venezuela. Nuestra Fuerza Armada ha sido atacada cobardemente por grupos armados paramilitares que pretenden operar en nuestro territorio. Esto, como consecuencia de la detención de un grupo de personas, 9 exactamente, que se dio en el barrio Escondido 3 de la parroquia Fernando Girón Tovar, estado Amazonas (…) Estas personas portaban armas de fuego, fusiles, pistolas, facsímil hasta una granada fragmentaria”.

“Aquí en Venezuela no hay cabida para grupos armados que estén al margen de la ley”, destacó el ministro, repitiendo la frase que hace unos meses dijo en una reunión ante el generalato de los diversos componentes de la Fuerza Armada. Incluso en una entrevista en el canal del Estado, en aquel momento, enfatizó públicamente que no iban a permitir que ningún grupo armado, que no fuera la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, permaneciera en territorio venezolano. Lamentablemente el titular castrense no pudo cumplir su palabra.

DE LOS PARAMILITARES A LA GUERRILLA

No han sido unos días nada fáciles para la Fuerza Armada, quien ha debido sortear algunos hechos que exponen la vulnerabilidad que tenemos como país. Uno de ellos fue la semana pasada cuando el grupo paramilitar Los Rastrojos, atacó el puesto militar La Mulata, ubicado en el municipio Pedro María Ureña del Táchira y se llevó como rehén al jefe del puesto militar de la Guardia Nacional, sargento (GNB) Gerson Hernández Sanguino, quien fue liberado poco después.

Ese incidente ocurre luego que en horas de la mañana las autoridades venezolanas detuvieron a unos miembros de Los Rastrojos; sus compañeros asaltan La Mulata para presionar a su entrega. Se llevaron dos fusiles AK-103 y  cinco cargadores con 150 cartuchos.

El 25 de julio del año en curso, el Ejército de Liberación Nacional asesinó al teniente (Ej) Roberto Ulpin González, en el sector “Puente de Casa de Tubo”, en caño motilón, municipio Catatumbo del estado Zulia. Y el 6 de agosto, asesina con el estallido de una mina anti persona al sargento segundo del Ejército Brayan Alexánder Acosta Fruto. Por esos hechos hubo varios detenidos, de los cuales no se supo qué pasó con ellos, aun cuando algunos estaban identificados como miembros de la guerrilla colombiana.

Ante esos dos hechos no hubo ningún pronunciamiento oficial, por parte del ministro ni del comandante estratégico operacional, ni siquiera por el presidente de la República como comandante en Jefe de la Fuerza Armada.

Ahora la reacción de indignación fue tanta que no solo sacudió a la Guardia Nacional, componente directamente afectado, sino al resto de los componentes de la institución armada, lo que presionó a que el ministro de la Defensa hiciera una declaración pública y luego el canciller buscara endosarle la responsabilidad a Colombia.

Fuente: Punto de Corte