Un Consejo para los candidatos a Gobernador del Gobierno y de la oposición


chavismo-oposicion (1)

 

COMO Y DE QUE DEBEN HABLAR

Más allá del contexto en el que se produce, una campaña electoral se gana o se pierde, fundamentalmente por el discurso. Lo que convence o no a un elector, es lo que dice un candidato. Hay candidatos buenos y candidatos malos, la diferencia es el discurso.

Los electores lo conocerán más por lo que dice, que por lo que ha hecho. Hay candidatos que logran captar la atención del receptor, que es un elemento clave y otros, que sencillamente no pueden. Contra esto, nada pueden hacer las maquinarias, salvo algún hecho fortuito o sobrenatural.

Chávez fue un pésimo gobernante. El peor de la historia política venezolana. La diferencia era su “locuacidad”. Era capaz de vender neveras en Alaska. Se conectaba emocionalmente y sicológicamente con los electores.

Tres elementos son claves para iniciar un discurso.

La primera parte: Presentación o introducción. Debe responder a la pregunta ¿Qué voy a decir? Luego el desarrollo, no puede ser hecho para aclarar todo ni para satisfacer todo, aunque si debe calmar el deseo de informarse, de conocer, que tiene cada uno. La parte final repite las dos primeras y resalta un elemento estratégico, previamente acordado.

En una campaña tan corta como la que viene, hay que desarrollar discursos de contenido emocional, que responda al perfil sicológico del venezolano en este momento. Debe escoger elementos que le queden grabados a los oyentes. Debe involucrar al elector, que él llegue a pensar que no está hablando el candidato sino, realmente el mismo. Lograr esos niveles de empatía, es fácil para algunos, muy complicado para otros. Por ello, la asistencia técnica es vital. Ese candidato expresa lo que yo quisiera decir y no puedo, etc.

ELEMENTOS FUNDAMENTALES

Primero: No jugar a la improvisación. Preparar y revisa argumentos. Un equipo a estos fines debe siempre acompañar al candidato y mezclarse con la gente, oír, auscultar. Nada puede ser al azar porque eso es jugar a la ruleta rusa: Puedes ganar o puedes perder la vida. Ese equipo incluso debe llegar antes al sitio e irse después del candidato. Recoger impresiones (sin que la gente, seguidores, dirigentes, se percaten).

Recordemos algunos como el de Martin Luther King, Jr. “Yo tengo un sueño” o el discurso inaugural de John F. Kennedy pronunciado el 20 de enero de 1961, uno de los grandes discursos de la política del Siglo XX; o el de Ronald Reagan, pronunciado en 1987 en la puerta de Brandemburgo. Todos ellos y muchos más son la prueba de lo que una vez dijo Winston Churchill: “Las flores de la retórica son plantas de invernadero”.

En Estados Unidos, a ese equipo le llaman los políticos los “Speech writers”. Son más que asesores, son diseñadores políticos. Estos especialistas pueden complementar su trabajo con especialistas en la comunicación, no necesariamente profesionales de la comunicación o como lo llamamos en Venezuela, licenciados en comunicación social, denominación que a mi juicio soslaya un proceso más amplio y profundo.

SEGUNDO: Fundamental que cada discurso tenga unas propuestas, que cumplan una función conativa, o sea, que inciten a la acción, al apoyo, a la crítica, en fin a lo que convenga al candidato según su plan político y de medios.

TERCERO: El político debe tener disciplina. Ensayar horas antes. Preparar la voz, la actuación aunque suene petulante decirlo. Cuál debe ser la postura para cada frase, que imagen queremos dejar, entre otros.

CUARTO: Conocer perfectamente la audiencia, el mercado a donde va dirigido. Ante un auditorio hay temas que no deben tocarse y otros que deben resaltarse. Para ello es necesario tener la información completa del público al cual el candidato se va a dirigir para realizar sus propuestas, exponer su mensaje y dirigir sus objetivos. Cuanto más concisa sea la propuesta para el tipo de audiencia, más eficaz será el discurso y más seguidores, ganará.

QUINTO: Repetir varias veces.  Churchill siempre decía: “Diles qué les vas a decir, díselo y luego diles lo que les has dicho”. El candidato debe repetir varias veces el mensaje para que la audiencia logre recordar la idea principal de su discurso.

SEXTO: Explotar las formas de hablar que cada uno posee. Utilizar epiforas, anáforas, enumeraciones, citas, hacer storytelling”. “Hacer storytelling”. Es una de las mejores técnicas que logra captar la atención de la audiencia. Allí se logra personalizar el discurso y, además, posicionar al público en primera plana. Con esta técnica el candidato borra las barreras lingüísticas y le habla al público en general, incorporándolo como actor principal de su historia. Contar una historia e identificar a la audiencia emocionándola de diferentes maneras logra el siguiente punto.

SEPTIMO: El candidato siempre debe “pedir el voto”, instar a la gente a movilizarse a votar.

No hay orden sagrado para el uso de estos elementos. Muchos incluyen otros, yo creo que lo fundamental es no dar nada por hecho. No hay verdades absolutas y todos los discursos tienen que ser el resultado de una Estrategia y de una táctica.

A mi juicio, el venezolano mayoritariamente, está preocupado por el tema económico, por todo aquello que afecta su “diarismo”, mucho más que por el tema político, salvo que se argumente bien estos dos aspectos y el orador sepa como unirlos.

Ocariz Vs Hector Rodríguez

El candidato de la oposición, no solo debe confiarse en el voto castigo porque su enemigo puede tener defensa ante ello. Debe ser proactivo y presentar su visión para cada problema. Algunos solo hablan de “sacar a Maduro”, de “enfrentarlo”, de no “doblegarse ante la Asamblea Nacional constituyente” y es probable que el candidato del gobierno, explique el error de un candidato que viene a seguir en “guarimba”, a “protestar”, cuando después de 4 meses solo se lograron muertos y pérdidas. Cuidado. Los electores con una buena campaña pudieran privilegiar la relación costo-beneficio. Un opositor de Gobernador, ¿Garantiza recursos y apoyo a la región o vamos a seguir en lo mismo? Según el resultado de las primarias en la oposición, el discurso “radical” no fue comprado por la mayoría de las circunscripciones.

Tampoco puede el candidato del Gobierno confiarse en el elemento unidad con el gobierno nacional, porque este último sigue siendo el mayor responsable a los ojos de la gente y el Presidente tiene muy baja popularidad. Los electores también pudieran preguntarse ¿Y porque si es gobernador no ha logrado nada de eso?

Creo que la dinámica actual no es cómoda para ningún bando y esperaremos el resultado del elemento abstención, que también puede afectar los resultados.

Mañana se inicia una campaña. Los candidatos del gobierno están contra las cuerdas y parecieran ser los “perdedores”, pero cuidado, un buen candidato puede sobrepasar esas barreras y además no olvidemos que es “gobierno”.

Comienza el carnaval. La mejor carroza se llevará el premio.

Sígueme en twitter, periscope e Instagram como @angelmonagas. Mi correo caigaquiencaiga@protonmail.com. Estamos de lunes a viernes a las 6am por Periscope y por la radio.  

 

Un comentario en “Un Consejo para los candidatos a Gobernador del Gobierno y de la oposición

  1. Muy bien es el ABC de la política electoral. Ojalá alguien lo lea y lo asimile. Algunos discursos o expresiones discordantes sirven para una cosa pero no siempre para todo. Si me permites se te olvido algo, “el ganador de una primaria no siempre asegura la unidad”, depende de si tiene tiempo de saturar las heridas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s